La central térmica de Es Murterar cierra sus dos unidades más contaminantes

  • Arranca el proceso de descarbonización de las Illes Balears previsto en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética
  • El vicepresidente Yllanes asegura que el cierre de las dos primeras unidades de la central no afectará el suministro energético de Mallorca

Los grupos 1 y 2, los más contaminantes de la central térmica de Es Murterar, en Alcúdia, han cesado hoy su actividad. Lo hacen en base al acuerdo adquirido entre el Govern de les Illes Balears, el Gobierno central y Endesa, en febrero de este mismo año. De esta manera, arranca el proceso de descarbonización de las Illes Balears. Un proceso que debe culminar antes de 2050, cuando la energía producida en nuestra comunidad sea 100% limpia, según establece la Ley 10/2019, de 22 de febrero, de cambio climático y transición energética.

A partir de ahora y hasta el mes de agosto de 2021, los grupos que quedan operativos en Es Murterar tan solo podrán funcionar un máximo de 1.500 horas al año. Después, este cómputo de horas quedará reducido a 500 horas anuales hasta el cierre definitivo de la central. Esto es hasta que entre en funcionamiento el segundo enlace entre Mallorca y la Península, que se espera que se apruebe en la planificación energética 2021-2026.

El vicepresidente y conseller de Transición Energética y Sectores Productivos, Juan Pedro Yllanes, ha asegurado que “con el cierre de las dos unidades más contaminantes de Es Murterar, las que funcionaban con carbón, se reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero y contaminantes. Esto implica, a la vez, que mejorará la calidad del aire”. Yllanes ha añadido, además, que este cierre parcial no supone, en ningún caso, una merma del suministro energético de la isla de Mallorca.

De hecho, a partir de ahora, se reforzará el funcionamiento de las centrales de Son Reus i Cas Tresorer. Estas dos infraestructuras funcionan con gas natural, un combustible menos contaminante que el carbón. Por eso, el cambio reportará beneficios ambientales para las Illes Balears.

Hasta ahora, la actividad de Es Murterar ha sido reponsable del 29% de las emisiones de las Illes Balears i de un 65% de todo el sector eléctrico de la comunidad. El cierre parcial implicará, en cambio, una reducción total del 10% de las emisiones de CO2 de las Illes i un 27% de las de todo el sector eléctrico balear.

En este sentido, el vicepresident del Govern, Juan Pedro Yllanes, ha defendido que el cese de la actividad de los grupos 1 y 2 de la central térmica de Alcudia supone una buena noticia para el medio ambiente y para la transición energética de las Illes Balears.