Feníe Energía y otras seis comercializadras, la OCU y FACUA reclaman más de 40 millones de euros a Iberdrola

Un total de siete compañías comercializadoras de electricidad, entre ellas Feníe Energía, y dos asociaciones de consumidores acusan a Iberdrola de haber efectuado prácticas de bloqueo en sus embalses con el objetivo de hacer crecer desorbitadamente el precio de la electricidad en los momentos previos a una subasta.

Los hechos, que forman parte de un caso abierto en la Audiencia Nacional y que instruye el juez Ismael Moreno, se remontan al mes de diciembre de 2013 y supusieron un grave perjuicio económico para todas las compañías, en diferente medida económica. Las afectadas son Axpo Iberia, que aduce un daño de 28 millones de euros, Gas Natural, cuyas pérdidas se acercarían a los 4 millones, Nexus Energía, con casi 2 millones más, Feníe Energía, que perdió 1,5 millones y estima además problemas en su tesorería por valor de 2,5 millones más, GeoAtlander, con 900.000 euros de pérdidas y Belegi Invest, que reclama más de 220.000 euros. Además, una séptima compañía, Céltica Energía, sufrió pérdidas por valor de 352.000 euros, que acabaron desembocando en su cierre sólo dos años más tarde, circunstancia que ahora lleva a sus responsables a solicitar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos por el cese de la actividad.

Por su parte, las dos asociaciones de consumidores, Facua-Consumidores en Acción y la Organización de Consumidores y Usuarios también están personadas, aunque no han hecho público el coste que ha supuesto para los particulares afectados que representan.

Los hechos acaecidos ocurrieron en las semanas anteriores a la subasta que tuvo lugar el 19 de diciembre, que debía fijar el precio de la luz para el siguiente trimestre, pero que finalmente fue suspendida por el Gobierno de Mariano Rajoy, debido al incremento desorbitado en concreto durante la jornada anterior, el megavatio hora rozó los 92 euros, frente a los 40,65 euros que costaba sólo unas semanas antes, más de un 126 % más.

La Fiscalía ha imputado a cuatro ejecutivos de Iberdrola Generación y a la propia compañía por un delito contra el mercado y los consumidores.

Las compañías comercializadoras y las asociaciones de consumidores aducen también ese coste global de más de 40 millones de euros, a razón del encarecimiento exagerado que sufrió la energía más barata de todas las que entran en el pool, la hidráulica, de tal forma que tuvieron que ser otras formas de generación más caras las que entrasen en el sistema. Además, peritos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ya han hecho efectivos sus dictámenes según las pruebas acumuladas en la causa y resulta aparentemente acreditado que Iberdrola dispuso una producción de energía hidráulica muy inferior a aquella que podía ofrecer según sus reservas.

La compañía encausada, por su parte, niega las acusaciones y también dichas conclusiones y alega causas ajenas a ella para justificar el incremento del precio en el mercado. También subraya que no obtuvo ningún beneficio de los hechos y se ampara en un período de escasez de reservas hídricas para argumentar las razones de la escasa producción en esas fechas con esta tecnología.

Fuente: http://bit.ly/2V3uq8K

Posts Relacionados