El instalador, clave en la protección del medio ambiente y el desarrollo de la economía circular

Fundación Ecotic impulsa el programa Ecoinstaladores para ofrecer una solución integral para el reciclaje

Los residuos de aparatos de climatización y refrigeración, al final de su ciclo de vida útil, pasan a considerarse como residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), una denominación que incluye los componentes, consumibles y subconjuntos que forman parte del producto, procedentes tanto de usos domésticos como profesionales.

La principal problemática ambiental en la gestión de los RAEE es la presencia de elementos como el mercurio, el cadmio, los metales pesados o los retardantes de llama de diversos plásticos, todos ellos elementos que pueden perjudicar gravemente el medio ambiente y la salud humana y animal si no se someten a los procesos de descontaminación y tratamiento adecuados.

Por este motivo, en España, la gestión de los RAEE está sujeta al Real Decreto 110/2015 y la Ley 7/2022 de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular, que regulan la práctica totalidad de las fases de dicha gestión, entre las que hay que destacar los requisitos técnicos de tratamiento y las medidas para mejorar la trazabilidad de los residuos.

¿Cuál es la problemática específica de los residuos de climatización?

Debemos considerar además que los equipos de climatización y refrigeración, como los aires acondicionados, presentan un riesgo ambiental añadido debido a la presencia de aceites y gases clorofluorocarburos (CFC), considerados como sustancias con potencial de agotamiento del ozono y de contribuir al calentamiento global, e hidroclorofluorocarburos (HCFC), gases fluorados considerados como gases de efecto invernadero por su potencial de calentamiento, uno de los factores propiciadores del cambio climático que afecta a nuestro planeta.

También pueden contener otros gases como los hidrofluorocarburos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) o el hexafluoruro de azufre (SF6), que se emplean como sustitutivos de las Sustancias que Agotan la Capa de Ozono (SAO) y que, si bien no afectan a dicha capa, siguen teniendo potencial de calentamiento y de contribuir al efecto invernadero.

Debido a la presencia de estos gases, los aparatos de climatización y refrigeración son considerados residuos peligrosos, y se ha desarrollado normativa específica recogida en el Real Decreto 115/2017 sobre gases fluorados y la mencionada Ley 7/2022 de Residuos y Suelos Contaminados, que desarrollan la regulación sobre la compra, venta y manipulación de gases fluorados y de sistemas de climatización doméstica.

¿Qué obligaciones tienen los instaladores en la gestión de los residuos?

Los instaladores son considerados como productores de residuos, por lo que tienen una serie de obligaciones legales que deben cumplir. Entre ellas podemos mencionar el registro como productor de residuos en el Registro de Productor de la Comunidad Autónoma correspondiente, la obligación de realizar una adecuada instalación o desinstalación de los equipos ajustándose a los protocolos técnicos que conforman las buenas prácticas profesionales y evitando las emisiones a la atmósfera, la correcta gestión de los residuos mediante gestores autorizados, y disponer de un archivo cronológico en la plataforma electrónica o recopilación de los albaranes de entrega a un gestor de residuos.

Debemos señalar también las obligaciones establecidas por el Real Decreto 553/2020 que regula el traslado de residuos en el interior del territorio del Estado, y que introduce importantes novedades que afectan a las empresas instaladoras, como el contrato de tratamiento que debe incluir la estimación de la cantidad y periodicidad de los traslados, incluyendo el origen y destino y su tratamiento final, y la identificación mediante codificación LER según la Lista Europea de Residuos.

¿Por qué es importante el compromiso de los instaladores con el reciclaje?

Más allá de los aspectos que atañen a la gestión de sus componentes, uno de los principales problemas en la gestión de los residuos de climatización y refrigeración es que su nivel de recogida dista de los niveles óptimos deseables, debido a que no llegan a los canales adecuados para su reciclaje.

Uno de los motivos es el valor económico de algunos de sus componentes, como es el caso de los metales férricos y no férricos, el aluminio o el cobre, que favorecen que se vendan de forma irregular a gestores sin la debida autorización para su tratamiento. Cabe señalar que estas prácticas irregulares, al tratarse de un residuo peligroso, pueden conllevar importantes sanciones económicas, e incluso el cierre de las instalaciones y/o la
inhabilitación para el ejercicio profesional.

Por otra parte, otro de los escollos para la correcta gestión de los RAEE que afrontan los instaladores y distribuidores es la abundante y compleja normativa, así como numerosos requisitos técnicos relacionados con la manipulación de los equipos y sus residuos, y que suele generar incertidumbre tanto sobre sus obligaciones, como sobre el modo óptimo de llevar a cabo la gestión operativa de los residuos.

Pese a estos aspectos, el compromiso de los instaladores con la adecuada gestión de los residuos es fundamental debido a su acceso privilegiado al residuo, por lo que el reto es ofrecerles soluciones que den respuesta a sus necesidades específicas, y que permitan incrementar los niveles de recogida.

¿Qué soluciones para el reciclaje tienen a su disposición?

Dada la complejidad derivada del marco normativo y los numerosos requisitos de gestión de los RAEE, Fundación Ecotic impulsa el programa Ecoinstaladores para ofrecer una solución integral para el reciclaje a través de su Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP).

Los instaladores adheridos al programa pueden delegar en Ecotic la tramitación documental necesaria para la correcta gestión de los residuos, como el número de identificación medioambiental (NIMA) y el contrato de tratamiento con gestor autorizado, conocer la trazabilidad de los residuos a través de la plataforma informática propia, disponer de un servicio de recogida gratuita en las propias instalaciones o en sus clientes, recibir una compensación económica por la clasificación y almacenaje del residuo, y obtener un distintivo que pone en valor las buenas prácticas profesionales en la gestión de los aparatos y sus residuos.

Ecoinstaladores constituye de este modo una solución global para el reciclaje de los RAEE, y que permite a los instaladores asegurar que cumplen con todas sus responsabilidades y requisitos normativos, garantizando que los residuos reciben un adecuado tratamiento ambiental, y contribuyendo con ello al impulso de un modelo de economía circular que garantice la sostenibilidad del medio ambiente.

Más información en www.ecoinstaladores.com