Claves del PERTE de 24.000 millones para impulsar el vehículo eléctrico y conectado

  • Pedro Sánchez presentó ayer este proyecto que prevé una inversión pública de 4.300 millones de euros y una contribución privada de 19.700 millones para el periodo 2021-2023. La iniciativa establece que en 2023 deben existir en España entre 80.000 y 110.000 puntos de recarga, además de 250.000 vehículos eléctricos matriculados.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó este lunes el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del Vehículo Eléctrico y Conectado, una iniciativa basada en la colaboración público-privada que se desarrollará en el marco del Plan de Recuperación y se financiará con los fondos europeos del programa Next Generation EU.

El desarrollo del PERTE prevé una inversión total de más de 24.000 millones de euros en el periodo 2021-2023, con una contribución del sector público de 4.295 millones y una inversión privada de 19.714 millones de euros. Todo ello con un único objetivo: que en España se cree el ecosistema necesario para la fabricación de vehículos eléctricos y conectados.

“Con esta inversión para impulsar el vehículo eléctrico creemos que el sector puede aumentar hasta un 15 % su peso en el PIB para 2030″, explicó Pedro Sánchez. Según los cálculos del ejecutivo, la creación de empleo generada por el PERTE podría alcanzar los 140.000 puestos de trabajo y la contribución al PIB se situaría entre el 1% y el 1,7%.

Dos ámbitos de actuación

El proyecto define objetivos concretos para el horizonte 2023 que afectan de forma directa a los profesionales sector del material eléctrico, agentes clave tanto en la fabricación de componentes y elementos de los cargadores como en el desarrollo de la infraestructura de recarga.

En este sentido, el plan prevé que en dos años se alcancen los 250.000 vehículos eléctricos matriculados y que haya entre 80.000 y 110.000 puntos de recarga desplegados por todo el territorio nacional.

Para la consecución de estos objetivos, así como para lograr el impacto económico y la transformación del sector del automóvil, el PERTE se compone de dos ámbitos de actuación: medidas transformadoras y medidas facilitadoras.

El primer paquete de medidas pretende impulsar la cadena de valor del vehículo eléctrico y conectado. En este ámbito se incluyen actuaciones integrales en la cadena de valor, un plan tecnológico de automoción sostenible, un programa de espacios de datos sectoriales y un programa para integrar la inteligencia artificial en los procesos productivos.

Por su parte, las medidas facilitadoras buscan contribuir a la creación de una nueva movilidad y al desarrollo del vehículo eléctrico. En este apartado en integran tanto medidas de carácter normativo (regulación de los servicios de recarga, por ejemplo) como otras dirigidas a la impulsar electrificación de la movilidad (Plan MOVES III, MOVES Singulares), la economía circular y la digitalización, entre otros aspectos.

Las partidas del PERTE se reparten en estos dos ámbitos de actuación de la siguiente forma: 

Reacción de AEDIVE

El presidente de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE), Adriano Mones, participó en la presentación el Proyecto y calificó como “significativo” que el primer PERTE que anuncia el Gobierno sea el del vehículo eléctrico y conectado.

Mones destacó en su intervención que la automoción y la movilidad se encuentran en el proceso de reforzar los proyectos que contribuyan claramente a la transformación de la economía española y por ello es necesario iniciativas de este tipo: “Necesitamos colaboración público-privada y músculo financiero para afrontar los retos de la movilidad eléctrica en España”, afirmó.

Además, Adriano Mones dio a conocer los datos del informe de la Asociación Europea de Fabricantes de Vehículos (ACEA) respecto a la infraestructura de recarga de nuestro país. Según este estudio, España es el octavo país de los 27 de la UE por puntos de recarga y el cuarto, tras Alemania, Francia y Países Bajos, con más puntos de carga rápida“, apuntó.

El efecto tractor de la automoción

Que el primer PERTE que presenta el Ejecutivo esté relacionado con el vehículo eléctrico y conectado no es casualidad. De hecho, Pedro Sánchez recalcó durante su intervención el efecto tractor y la repercusión en el PIB del sector de la automoción como argumentos que justifican el desarrollo de este proyecto.

En este sentido, la industria del automóvil representa un 11 % del volumen de negocio total industrial a nivel nacional, no en vano es el segundo sector industrial en España, solo por detrás de la alimentación.

En clave internacional, España es el segundo fabricante europeo de vehículos y el noveno a nivel mundial. Más del 80 % de los vehículos fabricados dentro de nuestras fronteras (existen 17 fábricas repartidas por 10 comunidades autónomas) se exportaron. Además, y según las estimaciones del Gobierno, por cada euro de demanda de productos del sector se generan 3,1 euros en el conjunto de la economía.

Fuente: Cuadernos de Material Eléctrico

Posts Relacionados