Cinco consejos LEDVANCE para iluminar una nave industrial

  • La productividad en la industria aumenta un 13% con la luz adecuada y la tasa de accidentes se reduce un 11%.
  • Cada área requiere de unas necesidades particulares y exige una buena planificación para ofrecer las posibilidades más acertadas.
  • LEDVANCE dispone de varias gamas de productos para este tipo de aplicaciones con la última tecnología LED.

A la hora de iluminar una gran superficie como una nave industrial, debemos tener en cuenta numerosos factores para evitar que los gastos sean desmesurados o que la luz sea insuficiente, y el rendimiento y productividad de los trabajadores resulte pobre. Según el informe Beneficios cuantificados de Human Centric Lighting de la consultora AT Kearney, la productividad en la industria aumenta un 13% con la luz adecuada y la tasa de accidentes se reduce un 11% en comparación con las instalaciones convencionales.

Por ello es importante realizar un correcto estudio previo, que considere las necesidades y el entorno como la altura del techo, el lugar que se quiere iluminar o el lugar donde se van a colocar las luminarias.

1-. Luz solar

Las áreas industriales no suelen disponer de mucha luz solar porque hay pocos espacios que dejen filtrar este tipo de luz. Cuantas más ventanas y mayor tamaño tengan, mejor. También es importante mantener las ventanas limpias y sin objetos que las tapen, y utilizar un stor para regular la entrada de luz a determinadas horas del día.

2-. Tecnología LED

El uso de tecnología LED puede ahorrar hasta un 80% de consumo energético en comparación con las lámparas incandescentes o las halógenas. Estas lámparas emiten su luz en un ángulo de 360º, mientras que las LED lo hacen en un ángulo determinado incrementando de forma notable su eficiencia.

Además, se necesitan menos luminarias LED que tradicionales para iluminar el mismo espacio, y soportan mejor la temperatura, la suciedad o los golpes. Tienen una vida útil más elevada, lo que reduce la necesidad de reemplazos y mantenimiento.

3-. Buen mantenimiento

Aunque la tecnología LED dura más que otro tipo de tecnologías, para aprovecharla correctamente es necesario un mantenimiento adecuado evitando así desgastes innecesarios. En un espacio industrial, las lámparas o luminarias tienden a estropearse más que en otros escenarios, como en una vivienda, debido a que están encendidas más tiempo, al polvo y a las temperaturas.

Por otro lado, no todas las lámparas que están funcionando lo hacen al 100%. En el caso de las fluorescentes, por ejemplo, la lámpara reduce su eficacia a las 1.000 horas de vida útil, aunque sigue iluminando. Las incandescentes sí que funcionan sin reducir su nivel hasta el momento previo a fundirse.

4.- Adecuar la luminaria a las tareas de cada área

Es importante valorar qué tareas se van a desarrollar en cada área para poder elegir la luminaria más adecuada. Para la iluminación general de una nave, por ejemplo, se recomienda una iluminación homogénea y uniforme, que evite reflejos y sombras. Para áreas que exigen una mayor concentración, como el área de ensamblaje, es preferible una luminaria que ilumine un punto concreto.

5.- Cantidad de luz recomendada para cada área

Además de tener en cuenta el tipo de luminaria según la tarea a realizar para concentrar más o menos la luz, hay que tener en cuenta el área en cuestión. Así, por ejemplo, las cámaras frigoríficas tienen una cantidad recomendada de 100 a 250 luxes, los pasillos y lugares de paso 20 luxes y las áreas de producción de 300 a 3.000 luxes.

Para cada caso, diferentes necesidades

Cada área industrial tiene unas necesidades determinadas, diferentes a otras. Es recomendable tener en consideración la opinión de personas expertas, que estudien las necesidades, el espacio y las posibilidades. Una correcta iluminación puede suponer múltiples ventajas, empezando por las funciones básicas de aportar luz y facilitar el trabajo, y también la mejora o empeoramiento del rendimiento, productividad y bienestar de los trabajadores.

Posts Relacionados