ASINEM denuncia la falta de equipos de protección para los instaladores en Baleares

La Asociación de Instaladores Empresarios de Baleares, que representa a más de 500 empresas y autónomos, acaba de denunciar ante los representantes de la administración las dificultades que encuentran sus empresas para garantizar la protección de sus trabajadores en la realidad laboral actual del sector, en medio de la crisis provocada por el COVID-19. “No queremos ser un canal más de propagación del coronavirus en nuestra sociedad”, aseguran desde Asinem, “y consideramos por responsabilidad social y patronal que se deben tomar medidas urgentemente para garantizar la protección de los trabajadores que a diario salen de sus casas para atender urgencias de suministros o acuden a obras dónde conviven con otras empresas. Cada día se pone en riesgo la salud de miles de trabajadores de nuestro sector, sus familias, el personal sanitario que los atiende y las fuerzas y cuerpos de seguridad que comprueban cada día a dónde se dirigen”.

En concreto y teniendo en cuenta que las empresas instaladoras deben seguir funcionando, garantizando que se cumplan las medidas establecidas por Sanidad, y que la intervención por parte de la administración de todos los equipos de protección individual hace imposible equipar a las empresas instaladoras de las EPI´s necesarias para cumplir con las medidas de seguridad e higiene mínimas establecidas. Y atendiendo también al carácter básico del colectivo profesional para “garantizar el correcto funcionamiento de las infraestructuras en materia de suministro eléctrico, de agua, climatización y telecomunicaciones”, que además “trabaja bajo riesgo eléctrico o riesgo químico, lo que obliga en muchos de los casos a trabajar en pareja y mantener una concentración absoluta”, Asinem solicita:

  1. Que se paren todas las obras de instalaciones eléctricas, de clima, protección contra incendios, energías renovables y telecomunicaciones no urgentes hasta que la administración nos garantice el suministro de los EPI´s necesarios para cumplir con las medidas de seguridad e higiene mínimas establecidas por Sanidad.
  2. Que solo se permita realizar averías, mantenimientos o emergencias, para poder atender a los servicios básicos como sanidad, infraestructuras críticas, administraciones, viviendas y cualquier otro que la administración haya asignado como crítico.
  3. Que el sector de las empresas instaladoras se incluya en las medidas de emergencia como sector con posibilidad de ERTE y líneas de financiación por fuerza mayor debido a que gran parte de los instaladores trabajan para particulares, hoteles, restaurantes y comercios que al verse obligados a confinarse y cerrar ha provocado caídas de hasta el 90% en el trabajo. Dichos profesionales, no están incluidos en RD 7 y 8 como sector con posibilidad de ERTE por fuerza mayor, no están incluidos en las líneas de financiación y ven como los costes fijos siguen consumiendo sus pocos recursos a diario sin ver soluciones.
  4. Que tras haber abastecido adecuadamente y tener reservas para el sector sanitario, fuerzas y cuerpos de seguridad, alimentación e industria farmacéutica, se permita la distribución de EPI´s a aquellas empresas instaladoras que garantizan el correcto funcionamiento de las infraestructuras.

Fuente: Instaladores 2.0

Posts Relacionados