Afianzar el hogar mediante una seguridad constante: el reto para proteger a las personas

En

España, el 22% de los incendios en los hogares todavía se deben a fallos eléctricos. Por si eso no fuera suficiente, los incendios por causa eléctrica provocan el 41% de los fallecidos por siniestros en viviendas. Garantizar la seguridad y la continuidad del servicio eléctrico en los hogares es fundamental y por eso, cuando se trata de proteger a las personas y a sus propiedades, no podemos dejar nada al azar.

Seguridad como única opción

Son varios los factores que debemos tener en cuenta para minimizar los riesgos eléctricos en nuestro hogar. Para empezar, debemos asegurarnos de que el cuadro eléctrico cuente con un interruptor general automático, diseñado para cortar la corriente eléctrica en caso de mal funcionamiento o de incendio, y que este sea fácilmente accesible en caso de emergencia.

También debemos asegurarnos de que en nuestro cuadro haya, como mínimo, un dispositivo de protección diferencial de 0,03 amperios o 30 miliamperios. Este es un dispositivo que protege a las personas del riesgo de descarga y electrocución en caso de contacto directo con equipos con carga eléctrica o aparatos eléctricos defectuosos.

Debemos asegurarnos de que los enchufes y los interruptores están en perfectas condiciones y reemplazarlos a los 25 años de uso. De la misma manera, es necesario comprobar el estado general de los electrodomésticos conectados a la red, sus cables de alimentación y cualquier otro cableado. El uso de detectores de arco eléctrico y de detectores de humo también es recomendado para la correcta protección eléctrica. Además, es obligatorio que el cuadro cuente con protección contra sobretensiones.

Una de las causas frecuentes de sobrecalentamientos y descargas se debe al aumento de aparatos eléctricos conectados a la red doméstica. Nuestros hogares cada vez cuentan con más dispositivos electrónicos, que necesitan fuentes de alimentación conmutadas y que provocan pequeñas fugas de corriente a tierra que son detectadas por los interruptores diferenciales. El problema es que estas pequeñas fugas a tierra, que pueden superar el valor de 1 mA en muchos casos, se van sumando y alcanzan fácilmente el límite de sensibilidad del diferencial.

¿Cómo evitar estas situaciones?

Queremos evitar que estas situaciones puedan ocurrir y lograr viviendas capaces de responder ante cualquier imprevisto. Estos inconvenientes son fácilmente resolubles en la mayoría de los casos mediante la instalación de un diferencial de mayores prestaciones, pero no de mayor sensibilidad.

Un interruptor diferencial es un dispositivo electromecánico destinado a la protección de las personas. Puede proteger contra contactos eléctricos indirectos, cuando las partes metálicas accesibles de la instalación están conectadas a una toma de tierra apropiada. Y cuando su corriente diferencial asignada es menor o igual a 30 mA, también se utiliza como medio de protección complementaria contra contactos eléctricos directos, en caso de fallo de las demás medidas de protección contra los choques eléctricos.

El cuadro eléctrico inteligente Resi9, de Schneider Electric, especialmente pensado para instalaciones domésticas, cuenta con protecciones conectadas y permite conocer a distancia el estado de las conexiones del hogar, saber si han saltado las protecciones o si el estado eléctrico está cerca del límite de calentamiento térmico del magnetotérmico.  Cuenta con un tipo de diferencial avanzado que será cada vez más demandado en las instalaciones residenciales es el diferencial tipo F-Superinmunizado, con una mayor inmunidad ante las perturbaciones eléctricas en el entorno de los edificios residenciales. Estos fenómenos pueden deberse a maniobras en la red, fallos en las líneas de distribución o por condiciones atmosféricas. Este nuevo diferencial es capaz de detectar corrientes de fuga compuestas con frecuencias de hasta 1.000 Hz, lo que lo hace muy recomendable para la protección de equipos con variadores de velocidad monofásicos.

Existen situaciones en las que los interruptores diferenciales pueden disparar de manera aleatoria o inesperada. ¿Qué ocurre si no hay nadie en casa? Para esos casos hemos diseñado el reconectador diferencial RED. Un único dispositivo compacto que en tan solo 3 módulos integra la protección diferencial y el elemento de reconexión automática que garantiza la continuidad del servicio. Cuenta con un innovador sistema de control de aislamiento que permite comprobar que el defecto ha desaparecido y volver a poner en servicio rápidamente el diferencial sin ningún riesgo para las personas.

Además, Resi9 integra un formato más compacto, Combi SPU, con un aspecto elegante y adaptado a la estética de cada hogar.

Los accidentes eléctricos no suelen avisar y, a veces, ni siquiera pueden ser detectados por las protecciones eléctricas convencionales, incluso cumpliendo con la normativa. Por esto es importante tomar un enfoque preventivo y aplicar varias medidas para incrementar el nivel de seguridad en el hogar, revisando el sistema eléctrico, actualizando los dispositivos y contando con el cuadro eléctrico más seguro posible.